Oración con El Gran Espíritu

006

El ángel nos habla de los beneficios que nos proporciona dedicarnos, por lo menos un momento al día, a pensar y entrar en contacto con el Gran Espíritu, dejando a un lado todo lo demás, sin pensar en nada. Un sólo instante con esa intención vale más que años de palabras recitadas en oraciones vacías.

Hay momentos en que nuestro cerebro se queda en blanco, nuestro pensamiento se queda absorto y nada ni nadie puede interrumpirnos.

Es un tiempo mágico, más aún si logramos entrar en contacto con el Gran Espíritu. La energía que nos transmite es un fluido tan potente como un relámpago. Es un instante de conciencia infinita, un momento tan supremo que nos hace sentir como si flotáramos, fuera del tiempo y del espacio. Es nuestro, de nadie más.

Silencio y prudencia

007

El ángel nos aconseja no inmiscuirnos en cosas de los demás ni hablar mal de nadie. Debemos ver, oír y no juzgar, pues con la vara que midamos seremos medidos.

Cuántas veces nos encontramos con los amigos, con los conocidos o con los familiares, empezamos a hablar y, casi sin darnos cuenta, ya estamos hablando negativamente de alguien, sin conocer tan siquiera sus motivos para hacer lo que estamos criticando.

Pero es que nosotros, todos, tendemos a comportarnos así y sin embargo, no aceptamos que los demás hablen en contra nuestra. Qué injustos somos. Nuestro objetivo debería ser vivir y dejar vivir, ayudando a que la tranquilidad y la felicidad sean la norma general en nuestra convivencia.

Comentando las labores del día

005

El ángel nos aconseja hablar de los acontecimientos sencillos de nuestra vida cotidiana, sin rencor ni odio, pues, tanto si creemos que lo hemos pasado mal o bien, debemos meditar y saber que somos afortunados.

Solemos quejarnos de lo que no somos y de lo que no tenemos. Al final son cosas sin importancia, pues muchas veces le damos más valor a aquello que no lo tiene y, sin embargo, no apreciamos cuanto tenemos: salud, un techo bajo el que cobijarnos, ver el sol, la luna, las estrellas y la tierra que nos ha visto nacer, la sonrisa de un niño… ¡Tantas cosas que nos pasan desapercibidas!

Por eso debemos buscar cada día, aunque tengamos que dejar cosas sin hacer, tener una buena la comunicación con otros seres y comentar nuestras cosas con ellos. Les haremos saber así lo importantes que son para nosotros, y ellos podrían ayudarnos a encontrar soluciones a nuestros problemas, si es que los tenemos.