Haciendo por vivir

024

El ángel nos trae un mensaje en favor de la Madre Naturaleza.

Estamos deteriorando todo el ecosistema mermando los recursos de los que dependemos los seres humanos, así como los demás seres vivos con los que compartimos este maravilloso planeta.

Solemos horrorizarnos cuando vemos las devastadoras consecuencias de cualquier desastre natural, nos quedamos sin aliento viendo esas catástrofes, pero no solemos pararnos a pensar detenidamente en todas aquellas acciones humanas que provocan incendios, inundaciones, contaminación, desertificación…

Tiramos sin control plásticos, latas, productos corrosivos, venenos y un sin fin de cosas inventadas por el hombre. ¿Qué pensamos dejar para las próximas generaciones?

El ángel nos pide que trabajemos nuestra conciencia de unidad con todo lo que nos rodea, que desarrollemos sin miedo nuestra sensibilidad y manifestemos el Amor que todo lo crea y todo lo puede.

Oración con El Gran Espíritu

006

El ángel nos habla de los beneficios que nos proporciona dedicarnos, por lo menos un momento al día, a pensar y entrar en contacto con el Gran Espíritu, dejando a un lado todo lo demás, sin pensar en nada. Un sólo instante con esa intención vale más que años de palabras recitadas en oraciones vacías.

Hay momentos en que nuestro cerebro se queda en blanco, nuestro pensamiento se queda absorto y nada ni nadie puede interrumpirnos.

Es un tiempo mágico, más aún si logramos entrar en contacto con el Gran Espíritu. La energía que nos transmite es un fluido tan potente como un relámpago. Es un instante de conciencia infinita, un momento tan supremo que nos hace sentir como si flotáramos, fuera del tiempo y del espacio. Es nuestro, de nadie más.

Silencio y prudencia

007

El ángel nos aconseja no inmiscuirnos en cosas de los demás ni hablar mal de nadie. Debemos ver, oír y no juzgar, pues con la vara que midamos seremos medidos.

Cuántas veces nos encontramos con los amigos, con los conocidos o con los familiares, empezamos a hablar y, casi sin darnos cuenta, ya estamos hablando negativamente de alguien, sin conocer tan siquiera sus motivos para hacer lo que estamos criticando.

Pero es que nosotros, todos, tendemos a comportarnos así y sin embargo, no aceptamos que los demás hablen en contra nuestra. Qué injustos somos. Nuestro objetivo debería ser vivir y dejar vivir, ayudando a que la tranquilidad y la felicidad sean la norma general en nuestra convivencia.

Descendiendo a la Tierra

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los ángeles nos están enseñando que todos los seres humanos necesitamos del contacto con los demás para llegar a alcanzar el equilibrio que nuestro corazón necesita. Paz, armonía, amor al prójimo, amor a todo ser viviente, a nosotros mismos, a la Madre Tierra, al Cosmos, al Sol, a la Luna y a las estrellas. ¡Sin amor no somos nada! No podemos comprender el verdadero significado de nuestra existencia, para qué hemos nacido.

El amor es un sentimiento universal… Pero, por desgracia, qué pronto olvidamos con el paso de los años el amor que sentimos de niños, o de adolescentes, o cuando encontramos a esa persona especial con la que deseamos formar una pareja… ¡Es tanto el amor y la pasión, el deseo, que nos sentimos los más felices de la tierra! Tanto, que incluso nos da miedo que no vaya a durar.

Pero luego, la vida nos endurece, nos aburre lo cotidiano, algunas veces estamos tan atados a la rutina que no vemos forma de salir de ella. Y entonces no nos quedan ganas de esforzarnos y recuperar el amor, la pasión o el deseo, nos creemos los más infelices del mundo.

Pero los ángeles nos traen un aliento de esperanza y nos aseguran que no es así pues, incluso en medio de esa rutina y de las dificultades que hemos podido llegar a experimentar, hemos conseguido ser felices a nuestra manera, amando y procurando no hacer daño al otro. ¡No perdamos la ilusión!

Recogiendo animales extraviados

8080

Si estás perdido

Encuéntrate en mis ojos

Pues somos Uno

Andando por esos caminos de Dios

8094
Senda sagrada
que atraviesa mi alma.
¿Camino o sueño?

Viva la verbena

8068

Con risas y amor

celebramos la vida.

¡Viva la fiesta!