Pidiendo perdón a la Madre Tierra

pidiendo_perdon_a_la_madre_tierra.jpg

Quiero ser de mar

y quiero ser de tierra,

ser de la Vida.

 

El sueño

el_sueño

Un dulce sueño

mece mis esperanzas.

¡Vivo sin miedo!

La paz del agua

la_paz_del_agua

Surco a diario

El mar de mis emociones…

¡Y encuentro mi paz!

Entregando conocimiento

 

cropped-001-entregando-conocimiento.jpg

– Entregando conocimiento –

El ángel se siente honrado de ser el intermediario del Gran Espíritu, transmitiendo conocimiento a la chamana, para así ella poder transmitir a los demás esa sabiduría de Amor.

Cuando un ser humano pone todo su corazón y amor en enseñar lo que sabe a otro, desarrolla un sentimiento tan profundo que le transforma en un gran maestro para esa otra persona.  La comunicación que se produce en ese momento entre ambos seres surge del calor del amor que el maestro manifiesta por el alumno, consiguiendo que éste sea consciente de que todo cuanto le está enseñando el maestro es una enseñanza de Vida.

Todo maestro se sirve de sus experiencias, tanto de sus aciertos como de sus errores. Al tiempo que transmite sus conocimientos, permite que el alumno viva sus propias experiencias, con la esperanza de ser útil y de lograr que éste comprenda la esencia de las mismas.

Haciendo por vivir

024

El ángel nos trae un mensaje en favor de la Madre Naturaleza.

Estamos deteriorando todo el ecosistema mermando los recursos de los que dependemos los seres humanos, así como los demás seres vivos con los que compartimos este maravilloso planeta.

Solemos horrorizarnos cuando vemos las devastadoras consecuencias de cualquier desastre natural, nos quedamos sin aliento viendo esas catástrofes, pero no solemos pararnos a pensar detenidamente en todas aquellas acciones humanas que provocan incendios, inundaciones, contaminación, desertificación…

Tiramos sin control plásticos, latas, productos corrosivos, venenos y un sin fin de cosas inventadas por el hombre. ¿Qué pensamos dejar para las próximas generaciones?

El ángel nos pide que trabajemos nuestra conciencia de unidad con todo lo que nos rodea, que desarrollemos sin miedo nuestra sensibilidad y manifestemos el Amor que todo lo crea y todo lo puede.

Dolor por un ser querido

_MG_3557

El ángel nos enseña que no debemos estar tristes ante la partida de un ser querido. Nos asegura que morir es vivir, que el cuerpo sólo nos ha sido prestado para poder transformar aquí, en la Tierra, todo lo que en otras vidas hayamos hecho mal y, así, poder llegar al Gran Espíritu.

Verdaderamente, nos sentimos desamparados cuando nos enfrentamos a la pérdida de alguien cercano a quien amamos.

Cuando una persona pierde a sus padres sufre un gran dolor, pero con el tiempo va encontrando consuelo al aprender a reconocer en sí una parte de ellos, ya sea a nivel físico, psicológico o emocional, gracias a sus enseñanzas, su amor y el cuidado que le dedicaron para que fuera la persona que hoy es. Es algo imposible de olvidar.

Otras personas tienen que experimentar la pérdida de un hijo y pueden sentir que su propia vida se va con él o con ella, tal vez desearían haber muerto ellos en su lugar o sienten un inconmensurable sentimiento de culpa por lo ocurrido.

El Gran Espíritu nos dice, a través del ángel, que todos tenemos nuestro momento en la Tierra. Hemos venido a aprender y crecer como almas y, si es necesario, volveremos a experimentar diferentes vidas hasta quedar limpios de todo lo que no sea nuestra verdadera Esencia Divina para poder llegar hasta Él, que es el Amor Universal.

Invitación a la Danza

_MG_3598

El ángel nos sugiere que practiquemos cualquier tipo de danza todo cuanto podamos y con alegría, pues así podremos llegar a los ángeles, que son los que nos enseñan el camino del espíritu.

Todos los seres humanos nos encontramos felices cuando estamos bailando. Pensamos en el amor, nuestros cuerpos se mueven por muy pesados que sean y nos permitimos soñar. La felicidad que nos aporta el estar un momento con una persona que nos agrada hace que nuestro ser fluya con ilusión, que nos sintamos ligeros y más jóvenes, y que olvidemos nuestras preocupaciones.

Disfrutando del baile vivimos en el aquí y ahora. Es nuestra felicidad la que fluye por todo nuestro cuerpo y nuestra mente, haciendo de ese instante algo eterno.