Ofrenda a la Luna

_MG_3554

El ángel que observa esta ofrenda nos transmite la esencia que subyace en el hecho de que las mujeres somos muy receptivas ante la energía de la Luna: nos hace soñar, le hablamos como si nosotras y ella fuéramos una sola, cuando nos ilumina con su luz nos llenamos de una gran paz interior o nos hace sentir un amor que va más allá de nuestros sentidos.

Cuando nos dirigimos a ella podemos percibir la conexión con el Gran Espíritu y cuando abrimos los ojos y la observamos, nos sabemos protegidas por su luz. Cuando miramos a la Luna se produce un sentimiento en todas nosotras de amor, de romanticismo, de ilusión, de esperanza. Cuánto han escrito los poetas sobre ella, tanto como los músicos han cantado su inspiración.

La Luna nos alienta y nos hace vivir, enciende nuestras pasiones hasta casi hacernos delirar con su canto silencioso y, si la vemos mecerse en el agua, nos invita a bailar, o invita a nuestro alma a flotar en el aire al compás de las notas de su música, una melodía que armoniza con los sonidos de la noche.

Flores del Dr. Bach

_MG_3594

El sistema terapéutico de los remedios florales descubiertos por el Dr. Bach se basa en la afirmación de que todo es energía y, como tal, puede variar su nivel de vibración.

Según ésto, el Dr. Bach concluyó que todo en la Naturaleza tiene un nivel óptimo de vibración, al que podemos llamar “salud”, y todo nivel situado por debajo del mismo, al que podemos llamar “enfermedad”.

Este cuadro está inspirado por la “salud” que ayudan a conseguir los remedios florales.

Adiós a nuestras raíces

_MG_3558

Este ángel nos trae un mensaje de aceptación, aconsejándonos que apreciemos lo que tenemos sin ansiar lo de los demás. Nos muestra lo grandioso de nuestro planeta, su diversidad, y nos enseña que cualquier sitio donde nazca un ser humano, lo que llamamos su tierra de origen, hay maravillas. También nos previene del deseo de quitar a otros sus tierras y separarlos de sus raíces, por mucho poder que tengamos.

Desde tiempos ancestrales la humanidad se ha visto obligada a emigrar para buscar su sustento y poder vivir. En ocasiones, estas migraciones han sido forzadas por aquellos quienes, con su poder, engañan o provocan guerras para echar a los habitantes de las tierras que desean, obligándoles a buscar nuevas tierras en las que echar raíces y comenzar una nueva vida.

Algunos logran volver a su tierra con el paso de los años, mientras que otros mueren sin haber cumplido su ilusión de reencontrarse con familia, amigos y lugares queridos.

La reflexión de este ángel nos habla de la posibilidad de ver la situación también desde otro punto de vista y valorar la oportunidad que ofrece, ya que hay a veces que necesitamos cambiar, abandonando el entorno donde nos sentimos cómodos y protegidos, para crecer.

Tranquilidad

8085

Cielo eterno

Un paisaje sereno

La tranquilidad

Tranquilidad en la pradera

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Este ángel nos dice que, cuando los seres vivos están en su hábitat, todo es armonía e ilusión.

Por desgracia, hoy en día los seres humanos compartimos un mismo y reducido espacio, muchos en grandes ciudades en las que, si somos afortunados, trabajamos para poder vivir. Eso nos quita tranquilidad y tiempo para reflexionar. Todo son prisas y estamos emocionalmente alterados y agresivos.

Diariamente sufrimos atascos de circulación, baches y suciedad en las calles, vemos campos quemados, animales en vías de extinción, aguas corrompidas por la industria, alteraciones en el clima. Todo esto, junto con el cansancio del trabajo y encontrar, al final del día, que también nuestro hogar está sucio o desordenado, nos hace sentir que vivimos en medio del caos.

El ángel nos propone, por nuestro bien físico y mental, ser un poco más disciplinados y dedicar unos momentos al día para hacer una pequeña meditación y tranquilizarnos, sintiéndonos unidos en armonía con nuestro entorno, dándole un respiro a nuestra vida, y así es posible que seamos más felices.